NOVEDADES

La Boca recupera sus colores originales

foto_obra

26.NOV.2017

Las obras de restauración abarcaron Caminito y la Vuelta de Rocha.

Caminito volvió a su esplendor original. Casi original. Exceptuando algunas modificaciones folclóricas o decisiones de orden arquitectónico, se le restituyó a la más famosa obra de Benito Quinquela Martín su aspecto de 1959.

Al término de siete meses de trabajo intenso, se removieron los últimos andamios del museo al aire libre ideado por el pintor de La Boca. Se arreglaron intervenciones impropias dejadas a lo largo de las décadas, se retiraron aires acondicionados, se refaccionaron las fachadas. Y finalmente volvieron a pintar los muros en base a cateos científicos realizados en 2007 y confirmados por los archivos del Museo Quinquela Martín. La refacción alcanzó los edificios ubicados sobre la sinuosa línea entre el museo homónimo del artista y el final de Caminito. Además, se hicieron mejoras en las infraestructuras en las inmediaciones, sobre Del Valle Iberlucea, Almirante Brown y Juan de Dios Filiberto.

"Yo hago videos de mis bailes así que el aspecto visual me importa", observa Rodrigo Barraza. Detrás del mostrador del bar La Ribera del Tango, a pasos de Caminito, el joven tanguero confía que los fines de semana deja la cocina y baila en la vereda del restaurante. "Pero no entiendo los colores que pusieron en la fachada. Antes teníamos colores fuertes y ahora un rosadito apagado", cuestiona.

Juan Vacas, director general de Regeneración Urbana del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, orquestó las distintas obras. “Nuestra idea detrás de las refacciones no fue dejar a nuevo, sino recuperar lo original”, detalla mientras indica la recientemente revelada fachada de piedra París del Bar notable La Perla, frente a la entrada de Caminito. Hacía años que se reconocía a La Perla como el café rojo en frente del famoso paseo, pero se volvió al color de la época de su construcción de 1882.

“Buenos Aires siempre fue una ciudad de piedra París y los albañiles que construyeron estos edificios eran excelentes estuqueros. Suplantaron la falta de piedra, típico material de las construcciones que solían hacer en el viejo continente, creando un revoque de símil piedra que hoy es considerado característico de la arquitectura porteña”, detalla Vacas.

A lo largo de los años y debajo de las sucesivas capas de pintura, el símil piedra de La Perla se fue deteriorando. “Decidimos sacar el rojo y volver al aspecto original del edificio. Tuvimos que recomponer las paredes que estaban en muy mal estado. Estaban rajadas por el paso de colectivos y de camiones y el revoque original estaba irrecuperable”, se explaya el director.

Cuando no se encontró evidencia documental de los colores de los tiempos de la inauguración de Caminito, se les devolvieron a los edificios sus características de fabricación. “Ahora La Perla está en perfectas condiciones para ser pintada si se llega a encontrar alguna prueba de sus colores en aquella precisa época”, agrega Vacas.

El equipo de restauración procedió a las meticulosas tareas de remover capas de pintura de esculturas en sobrerrelieve, rescatar frágiles ornamentos y moldear y reponer algunas ménsulas. Todo en busca de la morfología original de los inmuebles y eliminando las intervenciones impropias. Arreglaron las herrerías de los balcones y quitaron parches que no respetaban los materiales de confección de antaño. “Mandamos a realizar análisis químicos sobre las paredes para determinar los componentes que se usaron en la piedra París de La Boca, que es de una calidad distinta a la de Avenida de Mayo, por ejemplo”, asegura la gerente de proyectos, Flavia Rinaldi.

Además, se agregaron elementos de iluminación para la puesta en valor de los edificios y se añadieron arbolado y luminarias en el barrio. Rampas de acceso ahora facilitan el ingreso a las altas veredas que fueron ensanchadas entre la Bombonera y Caminito, para conectar dos focos turísticos. “Ampliamos las veredas y mejoramos la iluminación en las cuatro cuadras de Iberlucea entre el estadio y Caminito para que sea más ameno y seguro para los vecinos y los turistas. Creo que funcionó: ayer en ese lugar un hombre me preguntó en inglés dónde había un cajero”, afirma Vacas.

La refacción de la zona de la desembocadura del Riachuelo conocida, como Vuelta de Rocha, abarca varios edificios sobre la Ribera, Caminito y calles aledañas. Costó 9,6 millones de pesos y se enmarca dentro de los proyectos Espacio Urbano La Boca y del Programa de Recuperación de Fachadas.

“Veníamos desde hace tiempo queriendo recuperar estos edificios que veíamos muy deteriorados”, explica Camila Piris Machado, arquitecta especializada en restauración, quien participó en la puesta en valor de los edificios patrimoniales. Una vez alcanzado el consenso entre todos los actores implicados, comerciantes, galeristas, feriantes, agentes de turismo, bailarines, historiadores y vecinos fueron testigos a lo largo del último año de la metamorfosis, hasta llegar a la recuperación histórica de los edificios.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta visitó este miércoles las obras de los frentes de La Boca que están recuperando sus colores originales. Realizó una recorrida junto al ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli.

El anfitrión fue José Palmiotti, defensor del Turista de la Ciudad y dueño del bar La Perla, uno de los negocios históricos de la zona que marca la entrada a Caminito. En el lugar, agasajó al jefe de Gobierno con la entrega de un cuadro.

IR A LA PUBLICACIÓN + « Volver al listado

Novedades relacionadas

hitconstrucciones.com

Contáctenos

Hipólito Yrigoyen 1516

Piso 2° Depto. "F", CABA

(+54-011) 4381-1341

hit@hitconstrucciones.com.ar

Copyright Hitconstrucciones 2018
Todos los derechos reservados
-

Diseño y desarrollo: Creatica